• Badajoz
  • info@mimosdematrona.es
  • (+34) 924 262 453

· Que no os separen

El mejor lugar del mundo donde debe ser colocado un bebé al nacer tras ser secado es sobre su madre, piel con piel, ninguna tela entre ambos, pero cubierto con una toalla caliente.

La madre y su pareja llevan 9 meses esperando este momento tan importante en sus vidas, és un momento sagrado, nadie tiene derecho a interrumpirlo como no sea que la vida de la madre o del bebé corran peligro.

Ningún procedimiento es imprescindible en este momento. El bebé pesará y medirá lo mismo una o dos horas más tarde.

Las madres embarazadas padecen una hiperosmia fisiológica (mucha capacidad de oler) porque necesitan oler a sus criaturas tras el parto y hacerlo va a incrementar la producción de oxitocina en la madre. El gorrito puede impedir que la madre huela la cabecita a su bebé. Si permanece piel con piel y tapado con una toalla o talla será suficiente para mantener el calor. Asimismo el elevado nivel de catecolaminas en un recién nacido que ha vivido un parto normal estimula el bulbo raquídeo y facilita la orientación olfatoria para iniciar la lactancia materna. Se ha comprobado que los bebés nacidos por cesárea programada tienen en el postparto inmediato bajos niveles de catecolaminas y ello les ocasiona mayor dificultad para localizar el pecho a través del olfato, además de mayor riesgo de presentar distress respiratorio.

· Estado de alerta

El paso de la cabeza del bebé por el canal del parto se acompaña de una liberación masiva de catecolaminas y noradrenalinas  (las hormonas del estrés). A su vez la madre desencadena en la fase de pujos un pico alto de adrenalina que la hace tener sentimientos de desesperación: el “No puedo!!”. Esas hormonas del estrés pasan por el cordón a la sangre del bebé lo que le hará nacer en estado de alerta, con sus ojos abiertos y todas sus capacidades en máxima funcionalidad. El bebé tiene pues un estrés del parto beneficioso que le va a durar un par de horas y que se va a resolver gracias a la estimulación vagal que causa el contacto piel con piel y la succión temprana.

También en el post-nacimiento inmediato la madre tiene en su sangre las cifras mas altas de oxitocina y endorfinas (el cóctel hormonal del amor como dice Michel Odent) que jamás tendrá. Y su bebé también, puesto que estas pasan a raudales por el cordón umbilical durante el parto. Los dos se miran a los ojos, porque todos los bebés al nacer buscan contacto visual con su madre, aunque los coloques con la cabeza mirando hacia un lado, se mueven cabecean y no paran hasta lograr ver el rostro de su madre y mirarla. La oxitocina y las endorfinas provocan apego intenso, dependencia y enamoramiento visceral mutuo de madre e hijo.

Si se deja al bebé sobre el abdomen de la madre, este trepará hacia el pecho e iniciará la lactancia materna de forma instintiva. La mayor parte de los bebés nacidos en partos normales y sin anestesia pueden reptar desde el abdomen hasta el pecho de la madre o también es posible si la madre está semi-sentada colocar al bebé en “posición biológica” con la cabeza colocada bajo el cuello de la madre y permitir que el bebé vaya bajando y cabeceando hasta encontrar el pecho. Entonces mamarán espontáneamente en ambos casos en unos 40 minutos de media.

· Primera toma de pecho

El bebé primero permanece un rato inmóvil y, poco a poco, va reptando hacia los pechos (mediante movimientos de flexión y extensión de las extremidades inferiores), toca el pezón, pone en marcha los reflejos de búsqueda, se dirige hacia la areola, que reconoce por su color oscuro y por su olor, y, tras varios intentos, comienza a succionarla.

Un recién nacido que ha pasado por esta experiencia tiene muchas más probabilidades de mamar de forma correcta ésta y todas las tomas que vendrán, con lo que seguramente no tendremos problemas de mal agarre ni disfunciones orales por parte del bebé.

Lo primero que tiene un bebé en su boca crea impronta, por eso lo primero que deben tener siempre es el pecho. No deben hacer esta impronta con un chupete o una tetina.

La primera toma produce un pico altísimo de oxitocina que contrae fuertemente el útero previniendo hemorragias. La oxitocina tiene además un importante efecto antiestrés del que se benefician madre e hijo.

Según diversos estudios los bebés colocados piel con piel sobre su madre mantienen la temperatura hasta un grado por encima que los bebés colocados en una incubadora o en la cuna térmica. También tienen la glicemia más alta, mejor saturación de oxígeno, ritmo cardíaco y respiratorio más estable y menos llanto, tanto en intensidad como en duración.

Todos los bebés sanos que son colocados piel con piel sobre el vientre de la madre son capaces, si se les deja tiempo, de reptar, alcanzar el pecho y mamar por si solos en posición correcta sin ayuda. Tardan en hacerlo 40 minutos de media, algunos lo consiguen a los 15 minutos y otros a la hora y media de nacidos. Los recién nacidos que pasaron por este proceso tuvieron un índice mayor de éxito en la lactancia y mayor duración de la misma. Y sus madres tuvieron menos problemas de grietas y mal-posición.

· Mejor no separar nada

No hay un tiempo de separación seguro. La separación siempre daña. Lo correcto es no separar en absoluto.

Las madres y sus hijos no se han de separar al nacer como no sea por una clara indicación médica, aunque la madre haya decidido no dar el pecho, y aunque el bebé haya venido al mundo mediante cesárea.

Para ello en los hospitales hay que crear protocolos que supriman los retrasos rutinarios en iniciar contacto madre-hijo.

 

Fuente:  albalactanciamaterna

quienes somos

Somos un grupo de matronas con experiencia profesional que ofrecemos atención personalizada y de calidad

Telefono: +34 924 262 453
Email: info@mimosdematrona.es

bottom2

Posts recientes